Pages Menu
Categories Menu

Coaching de equipos

“Si quieres ir rápido, ve solo.

Si quieres llegar lejos, ve acompañado”

Proverbio africano.

 

La mayoría de las personas piensan que un coach de equipos es alguien que tiene las claves para conseguir que un equipo funcione mejor, que ofrece soluciones que consiguen que un equipo se motive y anime para alcanzar sus objetivos, pero no, ese no es el trabajo de un coach de equipos.

A diferencia de la consultoría o la formación, en las que se ofrecen al equipo soluciones para mejorar en su procesos, relaciones o resultados, el coaching de equipos no proporciona soluciones ni dice qué es lo que se tiene que hacer.

El coach de equipos trata de poner un espejo delante del equipo para que éste se vea reflejado, devolviéndoles aquéllo que considera que puede servir para la mejora del equipo, pero es el equipo el que dirige su propio aprendizaje, manteniendo en todo momento el control de sus objetivos operativos, de sus métodos y de su trayectoria.

El trabajo del coach, en este caso, consiste en  acompañar al equipo en su aprendizaje en el marco de una relación de autonomía recíproca y lo realiza mediante el planteamiento de preguntas imprevistas que van a permitir al equipo descubrir sus creencias colectivas, cuestionarse estrategias y comportamientos  y tomar conciencia:

  • de quienes son como equipo,
  • de qué tipo de interrelaciones existen entre los miembros del equipo,
  • de qué aspectos mejoran sus resultados como equipo y cuales los empeoran,
  • de qué tipo de roles informales existen en el equipo,
  • de la toxicidad o salud que existe en el equipo,
  • de cómo el equipo gestiona el cambio y las situaciones críticas…

En el coaching de equipos, por tanto, lo que hacemos es fomentar el descubrimiento, la definición de objetivos y la optimización de sus procesos y modos de actuación colectivos, para conseguir que mejore su rendimiento y efectividad, de modo que el resultado del conjunto supere el potencial de la suma de las partes que integran el equipo.

El equipo que hace algo por mejorar, mejora; sin embargo el equipo que permanece rígido tiene menos posibilidades de descubrir nuevas opciones de mejora.