Pages Menu
Categories Menu

Posted by on 1 Ene , 2017 in Testimonios | 0 comments

Testimonio de Ana (23 años, Logroño)

“Las sesiones han transformado mi actitud ante las dificultades cotidianas, han sentado una base en mí que me ha enseñado a valorar y tener en cuenta diferentes posibilidades y a no agobiarme ante los problemas. Las sesiones de coaching han sido muy positivas para mi porque me han enseñado un nuevo camino en el que he aprendido que no hay nada que no tenga solución. “

Al principio me costó un poco, más que nada por tener que exponer situaciones a una persona que no conoces. No obstante, la cercanía y tranquilidad que desprende Miguel hace que todo sea mucho más sencillo de lo que en un principio imaginas. Poco a poco se ahonda en el asunto, hasta que, incluso, llegas a ver que hay preocupaciones más importantes que la misma que se está tratando o por decirlo de otra manera, uno se puede agobiar por cosas  por las que realmente no tendría por qué agobiarse, porque al final, todo tiene solución, en ocasiones mejores y en ocasiones peores, pero nada más lejos de lo que la vida misma es.

A medida que avanzan las sesiones la confianza ya es mutua y el proceso es mucho más sencillo. La actitud se vuelve cada vez más positiva, no solo para la situación que tratábamos en ese momento, sino para todo en general. Las sesiones han transformado mi actitud ante las dificultades cotidianas, han sentado una base en mí que me ha enseñado a valorar y tener en cuenta diferentes posibilidades y a no agobiarme ante los problemas.

En definitiva las sesiones de coaching han sido muy positivas para mí porque me han enseñado un nuevo camino en el que he aprendido que no hay nada que no tenga solución.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *